Viajar a las Maldivas con un niño de 10 meses


Nos planteamos viajar a las Maldivas con nuestro hijo de 10 meses porque pensamos que sería un destino tranquilo y que nos permitiría ir a su ritmo. Acertamos completamente :-) Llevábamos años planteando un viaje multidestino en el que pudiéramos incluir una isla de las Maldivas pero como no lo habíamos conseguido, nos lanzamos a la piscina y reservamos un viaje de una semana en la que sólo visitaríamos este país.

Bebés y Qatar Airways

Hasta ahora habíamos volado con nuestro bebé a destinos que no tomaban más de 3h de vuelo. Hemos viajado con Ryanair, Wizzair, Vueling y TAP y la verdad es que en todas el trato fue estupendo. Al ser vuelos cortos, las experiencias se resumen en el embarque prioritario, que ya os avanzamos que funciona de maravilla en todas ellas (basado en nuestra experiencia).

Hotel Domaine Le Bouis

La red de hoteles en Francia es muy muy antigua y suele tener mucho encanto, pero a veces puede tener bastantes inconvenientes: habitaciones pequeñas, sin baño, sin ascensor, etc.

Viajar en metro por Sofia

Somos unos enamorados del transporte público. Siempre que viajamos solemos viajar en transporte público y si se da la ocasión lo combinamos con un alquiler de coche. Nos gusta tanto que hasta guardamos en casa todos los billetes de metro, tren, autobús...dentro de una cajita :-)

Y cuál fue nuestra sorpresa al ver que el metro llegaba hasta el aeropuerto! Siempre nos ha parecido la opción más práctica y cómoda junto al tren. El desplazamiento se hace mucho más fácil cuando vas cargado con mochilas o maletas.

Después de aterrizar salimos disparados en busca y captura de la estación de metro, que esta muy cerca de la terminal. Sólo hay que salir en las llegadas y recorrer el trayecto que separa la estación de la terminal. Está indicado en el suelo y en varios paneles informativos. Saliendo, a la izquierda.


Unas horitas en Gruissan

Descubrimos este pueblecito de casualidad cuando buscábamos hotel para nuestro mini road trip de semana santa. Queríamos salir de Barcelona y pasar por la Costa Brava hasta llegar a Narbonne. No teníamos paradas obligatorias salvo los pueblos donde pararíamos para pasar la noche, así que buscando y buscando hoteles descubrimos este pueblecito con tanto encanto.